Una hucha… ¡con forma de coche cero emisiones!

coche cero emisiones

Si habéis leído mi anterior post, sabréis que tuve que comprar un nuevo coche… lo primero que hicimos, como cualquier familia que tiene que tomar este tipo de decisión, fue echar un ojo a los costes. A los costes propios del coche había que sumar el garaje que alquilo cerca de la oficina y que me cuesta 150€ al mes. En Madrid, los coches eléctricos, tanto híbridos enchufables como 100%  eléctricos, pueden aparcar gratis en zonas azules o verdes. Como siempre hay sitio cerca de la oficina, la conclusión fácil es que con un coche cero emisiones, podría aparcar siempre gratis.

Reviso los gastos

Y seguimos revisando gastos… con mi viaje de ida y vuelta de 120 km cada día, cada mes repostaba 250€ de diésel… Así que pensamos que si pudiésemos encontrar un coche eléctrico con suficiente autonomía, no tendríamos que volver a pasar por la gasolinera nunca más… Y además, ahorraríamos en mantenimiento, que es mucho más sencillo en los coches eléctricos, que son básicamente carrocería, ruedas y baterías.

Pensamos también en cómo podríamos cargar los dos coches por la noche utilizando nuestro cargador de casa, y calculamos que el coste de la electricidad para alimentar el mío sería de unos 30 € al mes.

Así que, echando las cuentas, descubrimos con sorpresa que podríamos ahorrar unos 370€ al mes, lo que suma un mínimo de 4.000€ al año.  Como os podéis imaginar, a la vista de estos números, tomar la decisión fue fácil… Y por si fuera poco, mi aseguradora Línea Directa me ofreció una promoción especial para asegurar a todo riesgo mi coche cero emisiones por 100€. ¡Y eso eran otros 350€ de ahorro!

Conduzco un coche cero emisiones

Desde que conduzco un coche eléctrico,  mucha gente me ha preguntado cómo es posible llegar al final del día con batería suficiente viviendo a 40 km y recogiendo a mi peque del colegio.

Y la respuesta es muy sencilla… ¡tengo un cargador en casa!

Cuando llego a casa, enchufo mi coche. Mi cargador está programado, así que el coche sólo se carga en las horas en las que la tarifa nocturna, más barata, está activa.

Normalmente llego a casa, después de haber conducido 150 km con al menos el 50% de mi batería.

Si tomo mi Renault Zoe como ejemplo, para llenar de nuevo la batería de 40kW sólo necesito cargar el 50%. Esto supone 20kW, y yo pago 0,06 kW/hora, lo que en la práctica significa que puedo conducir 150 km por 1,20€. Un coche “normal” puede gastar unos 6 litros cada 100 km, lo que significa que necesitaría 9 litros de combustible para recorrer la misma distancia. Y esto, con los precios actuales, -1,35€/litro-, supone 12,15€… ¡y eso es un ahorro de 10,80€ cada día!

coche cero emisiones

Electric Mum y su Zoe

Zumo de dinosaurio

Dejo enchufado el coche cada noche y cuando me levanto por la mañana, el coche está al 100% de batería. Con la contaminación que hay en Madrid, estoy convencida de que este es el camino a seguir… Puede que los coches eléctricos no sean la solución para todos, pero teniendo en cuenta la distancia que recorro cada día, soy una del 95% de personas para las que un coche eléctrico es la solución perfecta.

Muy probablemente, en el futuro, nuestros hijos sólo conduzcan vehículos eléctricos… Imaginad nuestra cara de póker cuando nos pregunten por qué conducíamos coches alimentados por zumo de dinosaurio y que llenaban el aire de partículas imposibles de respirar…

¿Estás pensando en comprarte un coche eléctrico? Contáctanos hoy y elige entre las mejores opciones para recargar tu coche en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *